AHORA EN VIVO
El Clima en
HOY

MAÑANA

PASADO

Cada 10 menores del NOA 4 son pobres, de los cuales 2 viven en extrema pobreza

No van a la escuela, saltan una comida o se van a dormir con hambre, están privados de atención médica, carecen de servicios.


IMÁGENES 4

DDN. Unicef presentó recientemente un informe en el que da cuenta de los datos recabados en la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del primer semestre de este año. Según precisan, 48% de los chicos en la Argentina vive en la pobreza, más de 6,5 millones de menores. En el NOA, el 42,2% de les niñes vive en la pobreza y de elles, el 17,6% vive en extrema pobreza. Jorge Paz, presidente del Instituto de Estudios Laborales y Desarrollo Económico de la Universidad de Salta y consultor del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia- Unicef- alertó sobre la situación y la urgencia de medidas para contrarrestarla.

“Vivir en pobreza durante la infancia significa no asistir a la escuela ni aprender, saltar una de las comidas o ir a dormir con hambre, no tener zapatos o vestimenta digna, estar privado de atención médica y estar expuesto a enfermedades, vivir en un hogar sin agua potable, electricidad, en espacios inseguros y en condiciones de hacinamiento o enfrentarse a muchas otras carencias. Estas realidades tienen consecuencias negativas, al igual que la posibilidad de que se reproduzca en la siguiente generación, y comprometan el presente y futuro de las niñas y los niños que la viven, así como, el desarrollo económico y bienestar social del país”, advierte el informe de Unicef.

“Nos interesaría mucho tener una mirada regional y local del problema, pero ya estamos diciendo que el promedio nacional está dando esto y es una cifra verdaderamente alarmante”, aseveró el investigador quien lamentó que “a la situación de las provincias no podemos llegar por la escasez de información que hay” dado que “la Encuesta Permanente de Hogares no tiene una profundidad muestral como para hacer una indagación a nivel de provincias”.

Igualmente, enfatizó: “Es un problema de todos, todos tendríamos que sentirnos mal”. Además, remarcó: “En el 38% de la población en general detectamos privaciones en algunas de las dimensiones básicas y elementales para la vida, como acceso a agua potable, al baño, a saneamiento básico”.

“Esto pasa a ser un cúmulo de privaciones, privaciones múltiples, superpuestas, privaciones que se dan simultáneamente y que atacan de manera conjunta”, aseveró Paz y alertó: “Esta es la niñez que va atener edad de trabajar dentro de 20 o 25 años, y le estamos minando las posibilidades de inserción al mercado de trabajo de esta población y estamos reproduciendo generacionalmente la pobreza. Estamos directamente haciendo que peligre el futuro si no tomamos conciencia de esto y atacamos inmediatamente este problema”.

Destacó también que el informe está realizado en base a información oficial proporcionada por el Instituto Nacional de Estadística y Censo. “Esto no es una encuesta propia sino que son datos que están colocados en la página de INDEC y que cualquier ciudadano puede mirar”, puntualizó.

Siguiendo con su análisis, enfatizó: “Si la pobreza no se corta por la niñez ¿En qué momento a voy a cortar en la vida de una persona?”. Además, resaltó: “Estamos hablando de trabajo infantil, de que los niños abandonen la escuela. Después de la primaria comienza otro mundo para los chicos, y estamos vulnerando otro derecho porque la ley dice que la educación secundaria es obligatoria”.

“Uno de cada dos chicos son pobres, ¿de qué igualdad de oportunidades hablamos?”, cuestionó Paz al tiempo que remarcó: “Tenemos que saber el tamaño de esto, pero tenemos que tener la decisión de hacer algo porque la decisión es lo primero”.

En referencia al slogan de campaña del gobierno nacional, que entre otras promesas incumplidas nos aseguró hace casi tres años llegar a la pobreza 0, el investigador remarcó que “hay muchos países del mundo que no tienen pobreza o están muy cerca del nivel de pobreza cero”, y analizó la situación de Argentina. “En pobreza extrema por ingresos- familias que por sus ingresos no logran cubrir la canasta básica alimentaria- tenemos un 5% de pobreza. No estamos tan lejos de ese 0 de pobreza en indigencia, de eliminar la pobreza extrema”, reflexionó y señaló: “Está estudiado por Unicef que la Asignación Universal por Hijo sí fue eficaz para esto, entonces se podría rediseñar y llegar a esa meta de pobreza extrema 0, con una decisión política fuerte y con recursos, que recursos hay”.

Alerta en el NOA

Según el informe, el 42,2% de las niñas y niños en el NOA viven en la pobreza, y el 17,6% de ellos en la pobreza extrema. Al respecto, el investigador aclaró que “una privación moderada sería que un chico vaya a la escuela con retraso, pero que esté en la escuela, en una pobreza extrema ya no está en la escuela”.

De esta forma, 4 de cada 10 niños en el NOA son pobres y de ellos casi la mitad vive en extrema pobreza. “Este es el resultado del análisis, ahora tenemos que actuar”, finalizó Paz.

Casi la mitad de los niños y adolescentes argentinos son pobres

Unicef afirmó que en Argentina unos 6,3 millones de menores de 18 años carece de uno o más de los derechos básicos.

Casi la mitad de los niños y adolescentes en Argentina son pobres por tener, al menos, un derecho básico insatisfecho, y 42% vive en hogares con ingresos insuficientes, según un estudio presentado hoy por Unicef que midió la pobreza de manera multidimensional.

El informe que arrojó que el 48% de los chicos de nuestro país son pobres se basa en el análisis de privaciones no monetarias y toma en cuenta distintas dimensiones que vulneran los derechos y determinan situaciones de pobreza.

De este modo, la investigación reporta que en Argentina unos 6,3 millones de menores de 18 años carece de uno o más de los derechos básicos, como educación, protección social, vivienda adecuada, saneamiento básico, acceso a agua potable y un hábitat seguro.

La metodología de medición de pobreza multidimensional es más específica que la que apunta solamente a determinar esa condición bajo parámetros de ingreso económico en los hogares (pobreza monetaria), según el estudio.

Unicef llevó adelante el informe junto a investigadores del Instituto de Estudios Laborales y de Desarrollo Económico de la Universidad de Salta, la Universidad Nacional General Sarmiento y la organización Equidad para la Infancia.

El trabajo toma como base la última información disponible de la Encuesta Permanente de Hogares del Indec, que corresponde al primer semestre de 2018.

El 48% de los chicos en la Argentina vive en la pobreza, según un informe de Unicef

El estudio reveló que 6,5 millones de niños padecen problemas de educación, hábitat, agua potable, salud, protección social, vivienda adecuada y saneamiento.

Unicef dio a conocer este martes un informe que refleja con contundencia la problemática social vinculada a la niñez: el 48% de los chicos argentinos son pobres y la mitad de estos muestra "severas" privaciones de derechos fundamentales, como vivir al lado de un basural, en una zona inundable o padecer problemas de acceso al agua potable.

A lo largo de la presentación de un detallado estudio correspondiente al procesamiento de datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del primer semestre de este año, Unicef informó que los chicos de 0 a 17 años alcanzan un valor de pobreza 10 puntos por encima del registro de la población general (38%) y en números de rostros visibles esto abarca a 6,3 millones de niños, niñas y adolescentes.

"Tenemos una fuerte preocupación por la realidad que están viviendo millones de niños en la Argentina porque se dan valores muy elevados de índices de pobreza que tienen un fuerte impacto", expresó Sebastián Waisgrais, especialista de Monitoreo e Inclusión Social de Unicef Argentina, que presentó el estudio realizado junto con el Instituto de Estudios y Desarrollo Económica de la Universidad de Salta, la Universidad Nacional General Sarmiento y el Instituto de Equidad para la Infancia.

El trabajo presentado desde una perspectiva multidimensional y elaborado por Unicef revela que el 48% de los chicos de la Argentina que es pobre padece uno o más indicadores vinculados a esa problemática, como educación, protección social, vivienda adecuada, saneamiento básico, acceso al agua segura o hábitat seguro.

Por otra parte, en el capítulo del estudio de Unicef referido a la pobreza monetaria (por ingreso) se determinó que el 42% de los niños de la Argentina residen en hogares cuyos ingresos no alcanzan a cubrir una canasta básica de bienes y servicios alimentarios.

En cuanto a las diferentes variables multidimensionales se determinó también que la mayor parte de los chicos que padecen privaciones se encuentra en hogares monoparentales (52%), es decir, en aquellos manejados por mujeres solas u hombres solos.

Jorge Paz, investigador de la Universidad de Salta y consultor de Unicef, destacó en la presentación del estudio que los objetivos de este trabajo fueron "contribuir a una metodología oficial que capture un carácter multifacético de la medición de la pobreza". Ocurre que los datos de pobreza del INDEC sólo miden la pobreza por nivel de ingreso pero quedan afuera las privaciones de otros derechos que tienen los pobres y en mayor medida los niños que viven en situaciones extremas.

El estudio de Unicef ya fue presentado a la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley y a todas las autoridades que están involucradas en la situación de los niños.

En cuanto a las diferenciaciones según el territorio, cabe destacar que en el Gran Buenos Aires la mayor parte de las falencias que padecen los niños está radicada en la falta de agua potable, el hábitat saludable y el saneamiento. En tanto, en el sur del país la protección social y los problemas de hábitat se presentan como los más relevantes. En el NOA y el NEA las principales falencias que tienen los chicos radica en problemas de saneamiento, el agua y el hábitat. Y en Cuyo y Centro del país se perciben mayores problemas en los niños que tienen deficiencia en la protección social, educación y saneamiento, en gran medida.

Estos valores son aún más elevados y profundos en los niños cuyos hogares tienen un jefe o jefa de hogar con niveles educativos bajos y empleos informales o donde hay padres desempleados.

Los investigadores de Unicef que presentaron hoy el estudio de pobreza infantil revelaron que estos datos no contemplan la crisis económica producto de la devaluación que pegó mucho a mitad de año en los sectores bajos y por lo tanto los niveles de exclusión y privaciones de derechos serán más elevados.

En el trabajo de Unicef elaborado sólo en base a las mediciones de pobreza monetaria, el 27% de la población vive en la pobreza y el 42% de los chicos padece situaciones de pobreza, lo que corresponde a 5,5 millones de niños.

También se presentó un estudio de método integrado que combina la medición multidimensional con la monetaria. Allí el 26,9% de los chicos son pobres por ingreso en la Argentina.

Fuente: Algo personal/ FM Noticias 88.1 Mhz./ BAE Negocios/ Infobae


COMENTARIOS

También te puede interesar

×