AHORA EN VIVO
El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

La otra historia del cura Néstor Aramayo condenado a no ejercer el sacerdocio 2 años por abusar de menores

“Bernacki no quiso tomar mi declaración. Me pedía que consiguiera a otras dos personas a las que les hubiera pasado lo mismo…”, declaró la víctima.


//imgcache.turadioinfo.com/u/250693/c/noticias/a/8e5aaf0368837a90f8afa0ed29648297.jpg

DDN. El agresor es el cura Néstor Aramayo, quien fue juzgado y condenado por la propia Iglesia. La denuncia salpica al monseñor Dante Bernacki por encubrimiento, ya que la víctima recurrió primero a él y él se negó a brindarle ayuda.

Luego de que monseñor Dante Bernacki y el sacerdote Ignacio Loyola Pinto consideraran que el ahora ex cura, Emilio Raimundo Lamas, fue víctima de algunas maniobras luego de ser acusado y condenado por abuso sexual de menores, se conoce ahora un nuevo caso de agresión a una mujer cuando esta era menor de edad.

Por entonces, la real víctima tenía apenas 14 años y su abusador, el cura Néstor Aramayo, unos 35 o 36. Las agresiones físicas y psicológicas se extendieron durante 4 años.

La denuncia y el juicio canónico ocurrieron muchos años después de cometida la aberración, cuando Francisco I fue elegido Papa y comenzaron a prosperar este tipo de acciones que, antes, eran acalladas.

“Intenté denunciar muchos años antes, pero Bernacki no quiso tomar mi declaración. Me pedía que consiguiera a otras dos personas a las que les hubiera pasado lo mismo porque sino no podía denunciar”, contó la chica.

Dijo que la primera vez que habló con el arzobispo, Mario Cargnello, fue en Mayo o Junio de 2.014.

“Fue un año después de que asumiera el Papa Francisco, cuando vi a través de los medios de comunicación que las denuncias de este tipo comenzaban a prosperar. Con el nuevo Papa parecía haber una apertura con estos temas que yo no había encontrado nunca. Antes, nadie me apoyaba”, señaló.

La víctima –que conserva documentos que respaldan su versión- afirmó que el juicio comenzó en Septiembre de 2.015.

“El 28 de Diciembre de ese año correspondía que se leyera la sentencia. Sin embargo, me llamó el juez para informarme que todo volvía a foja cero. Todo. La razón era que mi abusador había resuelto cambiar de abogado al ver que su situación era comprometida y que perdería ante mi reclamo. Entonces, trajo a un abogado civil porteño, especializado en derecho canónico que se dedica a estos casos”, relató.

Finalmente, la sentencia se leyó en Marzo de 2.016. Dijo la joven que una vez conocida la condena, Aramayo apeló y la causa fue enviada a la Congregación para la Doctrina de la Fe en el Vaticano.

“Un año después, en 2017, la Iglesia me comunicó que Aramayo había perdido en su apelación y que la condena quedaba firme. Le prohibían ejercer el sacerdocio durante 2 años y lo obligaban a realizar terapia psicológica. Esta información me fue brindada de palabra, no por escrito”, indicó.

Como suele ocurrir en estos casos, la víctima pudo realizar la denuncia después de muchos años y sólo en el ámbito eclesial. Solicitó a la institución que se preservara su identidad. Tiempo después, le informaron que dicha reserva también se aplica para el victimario, y es por esta razón que Néstor Aramayo no figura en la lista de sacerdotes acusados de abuso sexual, a diferencia, por ejemplo, de Martín Paz.

COMENTARIOS